CICLO B – Domingo de Resurrección

4 abril 2021

JN 20, 1-9

El primer día de la semana, María la Magdalena fue al sepulcro al amanecer, cuando aún estaba oscuro, y vio la losa quitada del sepulcro. Echó a correr y fue donde estaban Simón Pedro y el otro discípulo, a quien Jesús amaba, y les dijo: «Se han llevado del sepulcro al Señor y no sabemos dónde lo han puesto». Salieron Pedro y el otro discípulo camino del sepulcro. Los dos corrían juntos, pero el otro discípulo corría más que Pedro; se adelantó y llegó primero al sepulcro; e, inclinándose, vio los lienzos tendidos; pero no entró. Llegó también Simón Pedro detrás de él y entró en el sepulcro: vio los lienzos tendidos y el sudario con que le habían cubierto la cabeza, no con los lienzos, sino enrollado en un sitio aparte. Entonces entró también el otro discípulo, el que había llegado primero al sepulcro; vio y creyó. Pues hasta entonces no habían entendido la Escritura: que él había de resucitar de entre los muertos.

Fueron al sepulcro, y no lo vieron.

Fueron a la muerte, y no lo encontraron.

Buscaron entre los difuntos, entre las tinieblas de los que ya no están, se esforzaron rebuscándolo en el NO del universo. Pero allí no estaba.

Dios esté en el SÍ. En el SÍ a la Vida, en el SÍ al Amor, en el SÍ al sentido oculto y desconocido de tu sufrimiento. Dios habita el SÍ, Dios crea el SÍ, Dios es el SÍ sobre el que se agarra tu propia Vida.

Porque no existes por casualidad. Porque no has venido al mundo con una coincidencia. Porque no estás aquí como un descuido. Tu Vida tiene sentido, sí. Tu vida ha sido querida desde siempre, sí. Tus problemas te llevan hacia delante, sí. Tu camino está sembrado de dificultades, para que aprendas a superarlas, y de amor, para que puedas entregarte a los otros. Sí.

Y poco a poco yo le planto cara al miedo

Quité cobarde, por “yo quiero, puedo hacerlo”

Y confiar, y salir de mí escondite así sin más

Estar tan solo y no gustarme fue el lamento

El lado fácil de perderme hasta el respeto

Y yo soy más, no soy solo un comentario

¡Valgo más!!!

Y al despertar, la vida me regala otro color

La vida que es igual que una canción

¡Tan llena de recuerdos y de voz!!

La vida es esto a pesar de mis complejos

Quererme a muerte y poder querer al resto

Respirar, que me salga desde dentro y de verdad

Que ser feliz es solo un sueño un falso invento

Que solo existe poder serlo por momentos

Nada más, que es la vida es lo más grande

¡Es la verdad!!!

Y al despertar, la vida me regala otro color

La vida que es igual que una canción

¡Tan llena de recuerdos y de voz!!

Y al caminar la vida que me enseña lo que soy

La vida que devuelve lo que doy,

¡La vida que me indica donde voy!!

Y poco a poco yo le planto cara al miedo.

 

Salmo 117

Naciones y pueblos todos,

alabad al Señor,

pues su amor por nosotros es muy grande;

¡la fidelidad del Señor es eterna!

¡Aleluya!